RADIOTERAPIA DE INTENSIDAD MODULADA IMRT

Medicine and health care

RADIOTERAPIA DE INTENSIDAD MODULADA IMRT

La Radioterapia de Intensidad Modulada (o IMRT, del inglés “Intensity Modulated Radiation Therapy”) constituye la técnica estándar de tratamiento en los países del primer mundo. Desde el advenimiento de los aceleradores lineales, esta técnica de tratamiento representa uno de los mayores avances en el área. La ventaja primordial es que logra distribuciones de dosis cóncavas que permiten la exclusión de estructuras a proteger. Tal como su nombre lo indica, la Radioterapia de Intensidad Modulada permite obtener distribuciones de la intensidad del haz que pueden ser configuradas para amoldarse a los volúmenes tumorales. Tales características son imposibles de alcanzar con las técnicas convencionales.

La IMRT está basada en el uso de los colimadores multiláminas. Inicialmente, el uso de los colimadores multiláminas fue destinado a mejorar la conformación de los tumores, y a la protección de los órganos a riesgo, con la idea de reemplazar la elaboración de los antiguos bloques de conformación. Sin embargo, el movimiento independiente de cada una de estas láminas durante la irradiación trae como resultado que cada pequeña lámina modifique la intensidad con la que pasa el haz de radiación, y como consecuencia por cada lámina, se obtengan distintos patrones de intensidad en un mismo plano. Al hacer un análisis de los histogramas dosis-volumen obtenidos con la técnica de IMRT, se puede notar que se logra una mejor cobertura de la dosis prescrita al tumor con una efectiva protección a los órganos a riesgo.

Nuestro colimador multiláminas viene integrado al acelerador y posee 80 láminas (40 de cada lado, y de 1 cm de espesor cada una). Para administrar el tratamiento por IMRT, es vital que cada una de estas láminas se ubique y tenga la velocidad asignada al momento del diseño del plan de tratamiento. Para ello, nuestro grupo de Física Médica está encargado de calcular y tratar el mismo plan de tratamiento hecho para un paciente en particular sobre un maniquí que posee un arreglo de detectores. El resultado de la distribución de dosis calculada sobre el maniquí, es comparada con la distribución de dosis medida con el arreglo de detectores el cual es irradiado en el acelerador lineal bajo los mismos parámetros y condiciones del paciente. Si los resultados de esta evaluación cumplen con los criterios establecidos, entonces se aprueba el plan de tratamiento final a administrar al paciente. Este procedimiento, es el que realmente garantiza que lo que se muestra en el computador de planificación, es lo que realmente va a ser administrado al paciente.